Investigación en tiempos de Covid

A mediados de marzo, estábamos planeando las actividades del resto del año. Teníamos los procesos de deformación plástica severa funcionando adecuadamente y por fin habíamos conseguido un buen método para la caracterización de la textura cristalográfica resultante. Entonces llegó el 13 de marzo y comenzaron los cierres. Primero los estudiantes de asignatura, para mediados de semana los tesistas y el 20 de marzo las instalaciones completas.

Tengo que decir que me equivoqué en mi apreciación de la gravedad de la pandemia. Mi única referencia era la gripe porcina del 2009 y pensé que no pasaría de eso. A medida que los días pasaban, sin embargo, era claro que éste era un virus diferente y más peligroso. Creo que en Coahuila nos encerramos a tiempo y aunque los nuevos contagios (y las muertes) continúan, no estamos tan mal. Ahora que se han reabierto las plantas industriales, esperemos que las medidas de prevención funcionen.

En términos de continuidad académica, conseguimos cerrar adecuadamente el semestre mediante clases en línea usando Microsoft Teams. También tuvimos los avances correspondientes a los tesistas actuales y se asignaron nuevos temas. En general, siento que he cumplido con mi labor como Coordinador Académico y hemos asegurado que los estudiantes continúen con sus actividades.

Mientras tanto, con el grupo de investigación, tenía la confianza de que pronto regresaríamos y que estaríamos en condiciones de retomar el trabajo experimental. Pero ahora que tenemos 3 meses de cuarentena y no se ve fácil o pronto el regreso, estamos trabajando para hacer todo lo posible con lo que tenemos.

Captura (desenfocada) de la reunión de grupo de investigación de esta semana

Tenemos buenos resultados de textura y de correlación digital de imágenes. Así que estaremos trabajando con su análisis. Adicionalmente, vamos a centrarnos en aplicar el modelo visco-plástico autoconsistente (VPSC) para estudiar por qué se forman las texturas que estamos midiendo. Si el cierre se extiende al fin de año, tendremos al menos modelos que describen cómo se deforma el material y podremos comparar ODFs medidas y calculadas.

Todavía quiero creer que regresaremos antes de que termine el verano, pero como suele decirse: hay que esperar lo mejor y prepararse para lo peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.